viernes, 12 de julio de 2013

Ultimos Capitulos de Te Amare Por Tres Días

Lee esta Novela desde el primer-capitulo-
Capitulo cuatro "En la Estancia"


Sirvieron un desayuno compartido con cosas ricas preparadas especialmente para ellos...un querer decirse tantas cosas...un momento sumamente cálido, agradable, en el que Daniel,por supuesto, procedía cariñosamente, tal lo acordado, como feliz pareja de Lucía...
Suaves caricias, algún abrazo, un tomarla de la mano que surgía, en realidad , naturalmente...
Después, un recorrido por la estancia, donde la mirada de ella tenía un brillo especial, contándole de sus juegos y travesuras ...Su casita entre los árboles...el escondite secreto donde escribía tranquilamente, de historias que le divertía inventar, el gallinero,los corrales, los trabajadores que la mimaban y consentían...todo parecía darle una euforia especial...
Entre relatos y risas la mañana se fue rápidamente...
A la tarde decidieron ir hasta donde estaba el molino, el viejo peón,don Miguel, ensilló un caballo y se lo entregó a Daniel, que de pequeño había aprendido a cabalgar en lo de un amigo y le gustó la idea de revivir ese tiempo...
Lucía , a pesar de haber vivido en el campo, se negaba a andar a caballo, desde un golpe en su niñez...
Daniel le insistió delante de sus padres para que lo acompañase, por lo que ella accedió...
-Qué locura- dijo-mientras se aferraba fuertemente a su compañero, que emprendía, con gran algarabía, el rumbo hacia la aguada...
Trotecito lento por el verde campo, un cielo límpido enmarcando el paisaje, el canto de algún pájaro, la quietud...y la naciente sensación de sentirse bien, así...muy cerquita uno del otro....
Llegaron al fin, al viejo molino...Daniel  ayudó suavemente , a Lucía a bajar del caballo...
Luego le extendió su mano para ir ,subiendo una loma en la que estaba ubicado...
El agua fresca salía de la mano de aquel viejo gigante ...se refrescaron y se sentaron por un momento sobre la hierba...Lucía miraba extasiada las pequeñas florcitas silvestres...rojas, amarillas, violetas, blancas...siempre le habían gustado...diminutas y hermosas...
Daniel  la mira dejándose atrapar  por aquel momento perfecto...
Sus miradas se encuentran por primera vez  descubriendo a sus almas...
Ella baja su mirada perturbada...se levanta decidida a regresar.
Ya cerca del caballo, decididos a emprender el regreso, él le regala un ramito de flores silvestres, que juntó rápidamente...se conmueven, presos de un instante eterno..
Daniel se acerca y suavemente la besa...
Después de unos segundos, ella reacciona y dice , ofuscada:
-El trato es fingir solo cuando están mis padres....Regresemos!!!
(continuara)
Sintoniza todos los Sábados nuestro programa Radial por Internet www.frecuencia9.com.ar

Mis poemas y mis libros

En mis sueños siempre estas presente. Eres la mujer que más admiro. La que desperto mi espiritu rebelde, aquel que no se conforma ...